Trabajo infantil: se llevó a cabo la segunda jornada de capacitación impulsada por la ONG Sueño para Misiones

En la mañana de miércoles, se realizó el segundo taller para empleados estatales misioneros sobre prevención del trabajo infantil y protección del trabajo adolescente, gracias a la alianza interinstitucional entre la Asociación Sueño,  la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCs) de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) y Subsecretaría de Asuntos Municipales de la Provincia de Misiones.  

En el encuentro virtual se abordaron diferentes temáticas, entre ellas, cómo crear áreas de investigación sobre el trabajo infantil en las municipalidades, para cumplir con los objetivos de garantizar la prevención y erradicación del trabajo infantil en todas sus formas y la protección del trabajo adolescente con información propia de la zona. 

La Dra. Carla Cossi y la Mgter. Gabriela Miño, docentes de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCs), encargadas de dictar las jornadas, mencionaron además,  la modificación de la Ley orgánica de las Municipalidades (XV – N.° 5), que incorpora como prioritaria el Área de Niñez y Adolescencia en cada municipio misionero, estableciendo atribuciones, competencias y deberes de los consejos deliberantes para la protección integral de los Derechos de la Niñez y de la Adolescencia.

En ese mismo contexto, las profesionales explicaron  los mitos del trabajo infantil y cuáles son las instituciones para acceder a información sobre el trabajo infantil y el trabajo adolescente protegido;  la Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil (COPRETI),la  Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo infantil y la Asociación Civil Sueño.

Cabe mencionar que participaron 60 funcionarios de las distintas localidades del territorio misioneros, manifestando su conformidad y agradeciendo el espacio, así como también renovando su compromiso para las 2 jornadas restantes. 

Mitos del trabajo infantil:

“Es mejor que los niños trabajen a que estén sin hacer nada.”

El ocio de los niños y las niñas es visto socialmente como algo negativo, cuando en realidad es necesario para el desarrollo de la creatividad, para el descanso y el juego; además configura un derecho esencial de la niñez.

El trabajo infantil aparece en estos casos como una herramienta de control social.

“Es mejor que un niño trabaje a que esté robando.”

El trabajo infantil aparece en esta creencia nuevamente como un instrumento de control social, de prevención de la criminalidad. Además, esta relación entre trabajo infantil y delincuencia no es cierta.

Algunas de las llamadas peores formas de trabajo infantil implican justamente la utilización de niños y niñas para cometer delitos.

“Si un niño trabaja va a estar mejor preparado para conseguir empleo cuando sea adulto.”

Esta visión cortoplacista no tiene en cuenta que, dado que los niños y las niñas se insertan en actividades de baja o nula calificación y prevalentemente mecánicas, el supuesto aprendizaje que les da el trabajo no les permite una salida efectiva del círculo de la pobreza.

El trabajo infantil interfiere el ciclo escolar obligatorio, que aporta mejores herramientas para la futura inserción social y laboral.

“El trabajo dignifica al hombre.”

El trabajo infantil empobrece, vulnera, oprime, aliena y muchas veces mata. Pensar como un aspecto positivo el trabajo en la infancia implica una vulneración de los derechos del niño y la niña. El trabajo es un valor para los adultos.

“Las niñas que realizan tareas domésticas en el hogar no están trabajando.”

Cuando conlleva la asunción de responsabilidades de adulto por parte de niñas o niños, el desempeño de tareas domésticas es una forma de trabajo infantil. Afecta los derechos fundamentales de los niños, como el derecho al ocio, al juego y a la educación.

Además contiene una fuerte connotación de género, dado que en la práctica son las niñas las que generalmente deben realizar estas tareas. El trabajo doméstico no está visibilizado como trabajo para las mujeres, está naturalizado como una tarea femenina, lo cual determina en el caso de las niñas una doble invisibilidad de la tarea.

“Los niños tienen mejores condiciones para realizar ciertos trabajos.”

Del lado de los empleadores, responsables o capataces, esta creencia justifica la incorporación de mano de obra infantil. Se entiende que los niños y las niñas tienen “dedos hábiles”, ligereza, agilidad o baja estatura y por eso son aptos para realizar algunas operaciones mecánicas correspondientes a una determinada actividad.

 Asociación Civil Sueño

Es una asociación que promueve y defiende los derechos de niñas, niños y adolescentes, particularmente, impulsando la erradicación del trabajo infantil y del trabajo forzoso en la Argentina. Desde 2010, la organización promueve iniciativas para la transformación social y la realidad del campo argentino, tales como: promoción de un proyecto de ley para la certificación de productos Libres de trabajo infantil; producción de documentales informativos y divulgación en medios internacionales; campañas de comunicación y difusión de la problemática del trabajo infantil y el trabajo forzoso, el Premio Gen 8.7, un certamen que premia a artículos periodísticos sobre trabajo infantil en Latinoamérica y; la conformación de la Plataforma Global de organizaciones contra el trabajo infantil, entre otras. Para sumarte a esta iniciativa visitá www.suenoparamisiones.org