Sueño Para Misiones

08 marzo 2020

No hay comentarios

Casa Prensa

En el Día de la Mujer, alcemos la bandera por sus Derechos

En el Día de la Mujer, alcemos la bandera por sus Derechos

Un 8 de marzo de 1911 un incendio en una fábrica de Nueva York acabó con la vida de más de 140 trabajadores: la mayoría eran mujeres. En la mañana del 24 de abril de 2013 la estructura del Rana Plaza se derrumbó en cuestión de segundos. Más de 1.000 personas perdieron la vida y más de 2.000 resultaron heridas. Los trabajadores del Rana Plaza eran también en su mayoría mujeres que se encontraban cosiendo, algunas inclusive junto a sus hijos.

En Argentina, cientos de mujeres (madres y amas de casa) acompañan a sus maridos a los yerbales, para ayudar en la mano de obra de la cosecha de la yerba. Son mujeres que no cobran salario, no tienen obra social, no poseen ropa adecuada. Y no son una excepción, sino más bien una constante en la cosecha de la yerba mate, donde la mujer tarefera es prácticamente invisible, y donde casi nadie se preocupa porque tengan trabajo digno, siendo además estas mujeres pilares de su familia.

En el campo, como en otros lugares de la sociedad, las mujeres son tratadas muchas veces como un accesorio, como un bien útil pero invisible. Es más, ni siquiera se habla de las mujeres tareferas, nadie habla de ellas, siendo que muchas veces son estas mujeres las que compran los alimentos, tanto para la casa como para el yerbal. No se las ve, no se habla de ellas. Pero ahí están, siempre estuvieron, acompañando codo a codo a sus familias, en un trabajo duro, sacrificado, de muchas horas y mal pago.

Necesitamos terminar con la explotación laboral en nuestro país y en el mundo. Precisamos incorporar en nuestra sociedad y en nuestra cultura el trabajo decente, que significa para la persona la oportunidad de acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, y también igualdad de oportunidades y trato.

Desde Sueño para Misiones, creemos que este cambio es posible, que es necesario seguir este camino de conquista de derechos, y que en esta conquista la mujer cumple un rol fundamental. También invitamos a sumarse a la Campaña Me Gusta el Mate sin Trabajo Infantil: entre todos podemos lograr erradicar el trabajo infantil en la cosecha de la yerba mate, y conseguir que se respeten los derechos de los niños y las mujeres. Estamos convencidos que si todos pudiéramos aportar nuestro grano de arena y nuestra voz en favor de la causa, muchas mujeres dejarán de ser invisibles.

(Patricia Ocampo, presidenta de Sueño para Misiones)